inicio
Live Help

Artículos

Conociendo los distintos tipos de flujo vaginal

El flujo vaginal es el fluido que proviene de glándulas uterinas, cérvix y vagina; de esta manera ayuda a la lubricación, limpieza, prevención de infecciones y, a la vez, es el medio por el cual se eliminan células viejas.

Los flujos vaginales pueden variar en:
• Consistencia (espeso, pastoso, líquido)
• Color (transparente, turbio, con sangre, blanco, amarillo, verde)
• Olor (normal, inodoro, maloliente)

Aunque es difícil definir con exactitud los tipos de flujos, estos se podrían clasificar en tres grandes grupos:

A. Fisiológico: Es el flujo vaginal que cambia durante todo el ciclo menstrual.

B. Irritativo: Corresponde a aquel flujo que se produce como consecuencia de alguna irritación, por ejemplo, por uso de tampones, protectores diarios, duchas vaginales, ropa interior sintética, etc.

C. Infecciosos: Corresponden a los de etiología sexual y no sexual.

Existen situaciones pueden aumentar la cantidad de flujo vaginal normal:
• Estrés emocional
• Ovulación (la producción y liberación de un óvulo del ovario en la mitad del ciclo menstrual)
• Embarazo
• Excitación sexual

Un flujo vaginal anormal es aquel que súbitamente cambia de color, olor o consistencia, o aumenta o disminuye significativamente en cantidad, puede deberse a:
• Vaginitis atrófica (se observa en mujeres que han pasado por la menopausia y tienen niveles bajos de estrógenos)
• Vaginosis bacteriana (VB): las bacterias que normalmente viven en la vagina se multiplican en forma exagerada, lo que causa un flujo grisáceo y un olor a pescado que empeora después de una relación sexual. Esta afección por lo general no se transmite sexualmente.
• Cáncer vaginal o de cuello uterino (rara vez es una causa de flujo excesivo)
• Clamidia
• Vaginitis descamativa y liquen plano
• Un tampón o un objeto extraño olvidado
• Gonorrea
• Otras infecciones e infecciones de transmisión sexual (ITS)
• Tricomoniasis
• Candidiasis vaginal
Hay que considerar que los flujos de etiología infecciosa, como por ejemplo, hongos, tricomonas, gardenellas, cándidas, entre otros, en general producen un flujo aumentado con cambios de coloración, mal olor, irritación, ardor, picazón, y hasta dolor en muchos casos.

Diagnóstico y Tratamientos

Lo principal es acudir al Ginecólogo para diagnosticar las razones de los síntomas.
El diagnóstico de los flujos se lleva a cabo con una exploración de la paciente y normalmente requiere el análisis de un cultivo sobre una muestra de su secreción vaginal.

Cuando hay infección, los tratamientos existentes van desde mejorar los hábitos de higiene hasta los farmacológicos (medicamentos), ya sean estos aplicados por vía oral, o vía vaginal (óvulos y cremas).

Es necesario que el tratamiento esté orientado no solo a la paciente, si no también a la pareja sexual, para evitar futuras infecciones. Hay que tener claro que el hombre también se contagia, y las consecuencias para ellos, al tener contacto sexual con una mujer infectada, es adquirir también la infección, pudiendo presentar ardor, irritación, picazón, flujo uretral, etc.

No se recomendable para las mujeres las duchas vaginales, que consiste en lavar la vagina por dentro con una solución especial, ya que estos favorecen la aparición de infecciones.

En caso de embarazo, el flujo vaginal de etiología infecciosa puede producir síntomas que van desde la amenaza de aborto, de parto prematuro, rotura prematura de membranas e infección ovular, pudiendo de esta manera desencadenar un recién nacido prematuro, o de termino con una infección, a consecuencia de un flujo vaginal infeccioso no tratado.

Para Ayudar A Prevenir Y Tratar El Flujo Vaginal:

• Mantenga el área genital limpia y seca.
• No tome duchas vaginales. Si bien muchas mujeres se sienten más limpias si utilizan duchas vaginales después de una menstruación o relación sexual, puede en realidad empeorar el flujo vaginal, ya que ésta elimina las bacterias sanas que recubren la vagina y que están allí para protegerla contra una infección. También puede llevar a infección en el útero y las trompas de Falopio y nunca se recomienda.
• Tome yogur con cultivos vivos o tabletas de Lactobacillus acidophilus cuando esté tomando antibióticos para evitar una candidiasis vaginal.
• Use condones para evitar contraer o diseminar infecciones de transmisión sexual.
• Evite el uso de aerosoles, fragancias o polvos de higiene femenina en el área genital.
• Evite el uso de pantalones largos o cortos extremadamente apretados, los cuales pueden causar irritación.
• Use ropa interior de algodón o pantimedias con entrepierna de algodón. Evite la ropa interior hecha de seda o nailon debido a que estos materiales no son muy absorbentes y restringen el flujo de aire. Esto puede incrementar la sudoración en el área genital, lo cual puede ocasionar irritación.
• Se recomienda el uso de protectores o toallas higiénicas y no tampones.
• Si tiene diabetes, mantenga un buen control de los niveles de glucemia.

 

Fuente: solomujer.cl



Fuente: : http://www.solomujer.cl http://www.nlm.nih.gov/medlineplus http://www.botanical-online.com

Servicios

La Fundación Unimedicos presta asesoría Médico Legal en salud sexual reproductiva y métodos para la interrupcion voluntaria del embarazo IVE, Encuentranos en Medellín, Cúcuta, Bogotá, Pereira, Neiva.