Hola EMA
Whatsapp Unimédicos
Whatsapp Unimédicos
Asesoría telefónica las 24 Horas 3177159107
Sede Medellín: (4) 4483422 - (4) 2312719 - 3154335050
Sede Bogotá: (1) 4823262 - 3162379391
Comunícate con nosotros
Unimédicos

Artículos | Historias de mujeres que lograron zafarse de sus parejas agresivas

Historias de mujeres que lograron zafarse de sus parejas agresivas

Historias de mujeres que lograron zafarse de sus parejas agresivas

Mucha gente enceguecida por el enamoramiento y su deseo de idealizar al otro, termina siendo ciego-sordo-muda y tarde o temprano se convierte en víctimas de una relación abusiva en donde hay agresiones de tipo psicológico, físico y sexual.

 

 

“No me siento segura junto a usted, por sus momentos de rabia. Duele ver tanta rabia en sus ojos y sus palabras”.

 

 

Estos son apartes de una de las cartas escritas por Kelly Lázaro, la adolescente que hace unos días fue asesinada en Suba, Cundinamarca, por un joven con el que había terminado su relación sentimental.

 

 

Según los familiares de la joven de 17 años, ella se encontraba hablando con su ex novio en su dormitorio cuando, de un momento a otro, el muchacho tomó un cuchillo de la cocina y le propinó al menos cinco heridas en la espalda y el cuello.

 

 

Kelly pasó a engrosar una espeluznante estadística que se maneja en Colombia: cada cuatro días muere una mujer víctima de la violencia de género. El Instituto de Medicina Legal reporta más de 50.000 casos de mujeres maltratadas al año, el 88% de ellas por sus propias parejas.

 

 

¿Pero por qué llegar al extremo de episodios como el de Kelly? ¿Acaso esas parejas no dan indicios de lo agresivas que pueden llegar a ser?

 

 

Las psicólogas Rosalba Urrutia y Elena Linche coinciden en responder que sí. Que desde el principio de una relación amorosa hay ciertos rasgos de esos seres dominantes, egocéntricos y manipuladores que los delatan como futuros maltratadores.

 

 

Lo que sucede, explican las profesionales, es que mucha gente enceguecida por el enamoramiento y su deseo de idealizar al otro; de no querer reconocer los defectos que los demás ven en su pareja o con la esperanza de que ésta cambiará más adelante, termina siendo ciego-sordo-muda y tarde o temprano se convierte en víctimas de una relación abusiva en donde hay agresiones de tipo psicológico, físico y sexual.

 

 

Para que no llegue a ser víctima de una pareja maltratadora, estas son algunas de las características que más la delatan. Aprenda a identificarlas y libérese de una pesadilla a tiempo:

 

Tienen una ideología errada

 


Son seres sexistas, misóginos y de cultura patriarcal. Creen que, como lo explica la escritora y periodista Alexandra Pumarejo en su libro ‘De tu lado con Alex’, son mejores que las mujeres simplemente por el hecho de ser hombres y basados en este pensamiento establecen una jerarquía. U odian a las mujeres por ser mujeres.

 

 

Les encantan los chistes y comentarios machistas y es común el uso de términos desobligantes para su pareja.

 

 

Recuerda la psicóloga Urrutia el caso de un matrimonio dueño de una empresa. Él era el gerente y ella se encargaba de la parte operativa. El hombre repetía constantemente y en público frases como “es que yo pongo la inteligencia y ella pone la fuerza bruta”, con las cuales golpeaba la autoestima de su esposa.

 

 

Dan qué hablar

 


Si padres, hermanos, amigos y vecinos no ven con buenos ojos la relación que usted lleva con esa persona, abra bien los ojos. No minimice sus defectos. Si le aseguran que a él le gusta mucho el trago no lo defienda diciendo que es muy social; si es muy celoso no crea que es porque la ama mucho o si ha sido grosero con usted es porque “pobrecito, está estresado”.

 

 

Son controladores

 


De acuerdo con la psicóloga Elena Linche son esos seres que quieren anular la personalidad de su pareja: de manera sutil o directa les prohiben usar cierto tipo de ropa (minifaldas, escotes, shores); tener cierto tipo de comportamiento: nada de salidas con las amigas o la familia, sólo con él; “quieren transformarlas en los que ellos quieren que sean”. Además, son unos sabuesos buscando llamadas comprometedoras en el celular; fotos e historiales de conversación en el computador.

 

De acuerdo con una Encuesta Nacional de Demografía y Salud de Profamilia de 2010, 73% de las mujeres aseguró haber sufrido control extremo.

 

Ana, una universitaria caleña reafirma esta estadística. Padeció el control de su novio por más de dos años. Después de prácticamente aislarla de su familia y amigas, una noche le exigió que le dejara ver lo que hacía en el computador. Buscaba algún indicio de infidelidad. Al pedirle ella que le devolviera el aparato la insultó, la zarandeó y la tiró al piso. Dos días después ante sus ruegos, ella lo perdonó. Luego de este episodio todo fue peor y cansada de su acoso le terminó.

 

 

Son amigos del alcohol o la droga

 


“Perdóname, todo fue por culpa de la borrachera”. No acepte excusas como ésta cuando su pareja le haya gritado o tratado de agredir físicamente. No lo justifique, si lo hace una vez, muy seguramente lo volverá a hacer.

 

Y no crea que a un drogadicto su amor le bastará para curarlo. Así lo imaginó Sandra, quien a pesar de oír la fama de guache, marihuanero e incluso enfermo mental de su novio siguió adelante. No importó incluso que comprobara que robó en la casa de los padres de ella para drogarse. Enamorada, siguió su relación dos años y medio más, sin importarle la oposición de sus papás. Cada vez que ella quería terminar la relación él la manipulaba diciéndole que se iba a matar, que iba a tomar un veneno, que no podía vivir sin ella. Y cada vez él caía más en las drogas, volviéndose casi un vago.

 

Al ver que la vida se le hacía insoportable por el acoso de él, sus padres la mandaron a estudiar a otra ciudad, hasta allá fue a buscarla y le repetía sus amenazas de matarse. Comprendió que con él no tenía ningún futuro, lo rechazó, ella sufrió, cayó en depresión, pero logró liberarse de él. “Mi vida cambió radicalmente, él me sigue buscando, pero he puesto de mi parte para bloquearlo con todos los medios que estén a mi alcance”.

 

 

Son egocéntricos y arrogantes

 


Creen que el mundo debe girar a su alrededor. Son soberbios, sabelotodo, se sienten de mejor familia y cultura, unos príncipes azules que no toda princesa puede merecer.

 

Le sucedió a Karina con su novio suizo, una estampa de hombre que despertaba la envidia de sus amigas.

 

En una ocasión, ella le ayudaba con un asunto de una tarjeta de crédito sirviéndole como traductora del inglés al español. Hubo un momento en que ella perdió el hilo de la conversación y él, furioso, la gritó e insultó. Ella enseguida le puso freno: te vas para tu país, ya no tienes nada que hacer aquí. Arrepentido le insistía que lo perdonara. Ella no aceptó. Luego, por email el extranjero peló más el cobre: no encontrarás en Colombia un hombre tan culto y guapo como yo, le escribió. Ella le respondió: ahora, estoy más segura de mi decisión. Prefiero a un colombiano decente que me respete que a un suizo que me humille.

 

 

Tienen carácter explosivo

 


Son de un carácter demasiado fuerte, dicen cualquier cantidad de bestialidades en segundos y a los cinco o diez minutos están como si nada. Intimidan a la pareja con sus gritos desde el noviazgo y así llegan al matrimonio, explica la psicóloga Rosalba Urrutia. Al sentirse intimidada por esa manera altanera de reaccionar, de esa forma de mirar y el manoteo, la pareja se siente en estado de indefensión, prefiere no opinar, no quejarse, no reclamar, no exige respeto para ella. “Se va quedando callada por miedo a las reacciones del otro. Todo ello es maltrato psicológico, moral, emocional”, dice.

 

 

Al principio se mostrará con usted como un terrón de azúcar, pero fíjese, como lo aconseja Alexandra Pumarejo, en la manera como grita a la mesera, al taxista y cómo luego la toma del brazo, muy duro, cuando quiere sacarla de algún lugar.

 

 

Son infieles y les enorgullece

 


Sus amigas y hasta su suegra se lo advirtieron: es un picaflor. Y usted, con la esperanza de que con su amor lo cambiaría, hizo caso omiso a todo y a todos.

 

 

La infidelidad es una forma de maltrato, advierte Urrutia, y además de la falta de respeto con ese ser que dice amar, cuando tiene a otro (a), la pareja se torna antipática, grosera, arrogante y déspota.

 

 

La psicóloga da cuenta de mujeres con más de 30 años o con noviazgos largos que prefieren aguantarse a un hombre infiel que quedarse solteras y se van sometiendo y resignando a este tipo de maltratos con la esperanza de que en el matrimonio lo van a ‘arreglar’ y esto, generalmente nunca sucede “y lo que hacen es reforzar la conducta negativa del agresor”.

 

 

Les encanta la buena vida

 


Sino tiene dinero para la rumba no importa, para eso tiene a su media naranja. Cecilia padeció a un especimen como éste. Era un “papacito” que en pocos meses sacó las uñas.

 

“Me sacaba dinero, decía por ejemplo ante sus amigos, ‘andate a comprar cervezas y cigarrillos’ y yo sacaba mi platica pensando que me la iba a devolver y nunca lo hacía. Me lo aguantaba porque le tengo miedo a la soledad. Una vez me alzó la mano, pero no me alcanzó a dar porque me eché hacia atrás y corrí. Entonces me gritaba: ‘vení que te estoy hablando estúpida, perra, intento de novia’. Yo me decía, ¡este ‘man’ se volvió loco! Le dejé de hablar un tiempo, pero luego le di otra oportunidad y fue peor: llegó incluso a amenazar de muerte a una de mis mejores amigas porque decía que era “una sapa”. Ahí sí lo dejé, cancelé el messenger, el Facebook, todo”.

 

 

 

 

 


Fuente: http://www.elpais.com.co/elpais/colombia/noticias/historias-mujeres-lograron-zafarse-sus-parejas-agresivas
Servicios
Interrupción  voluntaria del embarazo

Interrupción voluntaria del embarazo

Tratamiento del Aborto Incompleto

Tratamiento del Aborto Incompleto

Ginecología

Ginecología

Asesoría en Anticoncepción

Asesoría en Anticoncepción

Disfunciones Sexuales

Disfunciones Sexuales

Tratamiento de ETS

Tratamiento de ETS

Urología

Urología

Medicina General

Medicina General

Asesoría Médica Virtual

Asesoría Médica Virtual

Ecografía

Ecografía

Quienes somos

Titulo..

Mensaje..

×


Aceptar


Aceptar